¿Merece la pena un seguro para autónomos que garantice un subsidio por incapacidad laboral ?

Podrá resolver todas las dudas que le surjan en el siguiente enlace https://www.buendiaseguros.es/seguros-de-renta/

¿cuál es la realidad del autónomo?

Actualmente los autónomos son el colectivo más importante para la economía de nuestro país, pero a la vez es el más desprotegido. El autónomo a día de hoy todavía tiene muchas carencias de coberturas sociales que le protejan por lo que debe acudir al sistema privado para protegerse.

Una importante mayoría de autónomos pagan lo mínimo de cotización, lo que repercute en los subsidios que cobra en caso de baja. Cuando un autónomo se pone enfermo o tiene un accidente puede solicitar la baja e incluso una prestación a la Seguridad Social, pero esta es la realidad de lo que le cubre a un autónomo la seguridad social cuando enferma:

Como has podido observar la cuantía de la prestación se calcula en función de la base de cotización (como he dicho la mayoría es la mínima) y la causa que ha provocado la incapacidad. Para enfermedades comunes y accidentes no laborales se percibe el 60% de la base del mes anterior. A partir del vigésimo día y hasta el momento del alta el importe sube hasta el 75%. Además sólo se tienen derecho al subsidio a partir del cuarto día de baja, por lo que si la baja es inferior no se recibe nada. Solo en caso de accidente laboral o enfermedad profesional y se está cotizando por contingencias profesionales el autónomo podrá cobrar el 75% de la base desde el primer día de baja.

Así que la realidad es que aunque se esté de baja el autónomo tiene que seguir pagando sus impuestos, sus gastos fijos y su cuota a la seguridad social trabaje o no. Lo que hace que un autónomo que se encuentre un mes de baja cobraría 260 euros el primer mes para cubrir todos esos gastos. ¿Qué familia puede mantenerse con esos ingresos? De ahí viene la creencia de que los autónomos son superhombres, que nunca enferman, pero lo cierto que es los autónomos, aunque parezca mentira caen enfermos y se tienen que quedar sentaditos un ratito porque no hay remedio.

Para ayudarles existen en el mercado los seguros de incapacidad laboral transitoria para autónomos, unos seguros que ofrecen indemnizaciones por baja laboral. Hay dos tipos diferentes de estos seguros, En ambos casos, la causa de la baja debe ser determinada por un médico de la Seguridad Social, los tipos de seguro son:

  • baremado
  • no baremado

Baremado.

Es el seguro que cubre la incapacidad temporal para el trabajador mediante una indemnización económica única que está prefijada en un baremo que asigna a cada posible causa de baja una determinada duración. El importe se calcula multiplicando el importe de indemnización diario contratado por el número de días que estipula la patología. El seguro baremado tiene la ventaja de que no existe un seguimiento de la baja, por lo que el autónomo puede trabajar en la medida de sus posibilidades en el momento que se sienta capaz. Además, la indemnización es rápida de tramitar y no es necesario presentar alta médica. Un ejemplo sería, se contratan 30 euros/día y se produce un esguince de tobillo, que tienen un baremo de 10 días. Se indemnizaría al asegurado con 300 euros.

Seguro no baremado.

Seguro que indemniza en forma de renta diaria los casos de Incapacidad  Laboral Transitoria  por Enfermedad y/o Accidente. La indemnización se calcula multiplicando los días que el asegurado esté de baja por el importe de indemnización diario contratado. En el ejemplo anterior, contratado 30 euros/día y se está de baja 15 días se indemnizaría al asegurado con 450 euros.

Por último cabe destacar que los seguros de baja laboral se consideran un gasto deducible para la determinación del rendimiento neto en estimación directa, con un límite máximo de deducción de 500€.