precio de seguro médico

El precio del seguro médico

 

Uno de los datos que puede hacer que nos decantemos por un seguro u otro es el propio precio del seguro médico, lo que hará que nos entre más o menos por el ojo la póliza que tenemos delante.

Para elegirlo tenemos que tener en cuenta varios factores, puesto que el precio del seguro médico puede variar y nos puede ser más atractivo uno barato pero que, en realidad tiene menos coberturas.

¿Es individual o es para toda la familia? Las necesidades y el precio del seguro médico variarán en función de este factor, puesto que no es lo mismo que haya una sola persona cubierta a que se trate de cinco. Una vez decidido este punto podremos saber el por qué de ese precio de la prima.
Los profesionales del seguro determinan entonces dos tipos de elementos que determinan dicho precio, a saber, los elementos intrínsecos y los extrínsecos.

Intrínsecos:

  • Edad: la edad puede ser un elemento determinante para el precio del seguro porque, y aunque la tendencia se ha visto afectada por las mejoras continuas en la Medicina, se supone que cuanto más avanzamos en el rango de edad más posibilidades hay de enfermar y una persona joven se repone mejor de las enfermedades. Por ello siempre será mejor contratar el seguro de salud cuanto más joven seas.
  • Género: en muchos seguros ya no afecta debido a las políticas tomadas. En otros el género supone una distinción en atención a los factores de embarazo y parto de las mujeres que suelen llevar aparejados ciertos gastos médicos.
  • Zona Geográfica: El lugar donde esté tu residencia habitual también sumará un factor en total en el precio del seguro médico.

Extrínsecos:

  • Grupos: los colectivos o grupos pueden suponer un descenso en la cantidad a aportar debido al número, cuantas más coberturas, menor cantidad a abonar.
  • Limitación de las coberturas: aquí hay todo un abanico que puede modificar la cantidad de la prima a pagar. Cuantas menos coberturas menos cantidad a abonar, o también se pueden limitar servicios limitando así el gasto. Antes de renunciar a determinadas coberturas busca un asesoramiento médico que te informe de las probabilidades de enfermar de determinadas patologías en función de tu caso para configurar lo mejor y más personalizadamente tu póliza.
  • Copago: es una pequeña cantidad de dinero que pagas cada vez que usas el seguro. Puedes contratarlo con o sin él, claro. En función de la cuota fija que pagues, mensual o anual, descenderá esa cuota por cada servicio que uses.