Ventajas fiscales de los seguros para empresas

Los seguros de salud existen como alternativa a las coberturas que actualmente ofrece la sanidad pública. Estos seguros ofrecen a los asegurados una serie de ventajas como son la libre elección de profesionales sanitarios, elección de hospitales y clínicas privadas, y lo más valorado por los ciudadanos, una mayor rapidez en las pruebas diagnósticas, que por lo general en la sanidad pública requieren de unos plazos de espera muy amplios agravado en estos últimos tiempos debido a la escasez de recursos de la sanidad pública.
Estos seguros cuando lo ofrecen las empresas a sus empleados incluido a sus familiares, tienen por un lado un efecto de fidelización empresa-empleado y además tienen una serie de ventajas fiscales.

Igualmente existen ventajas fiscales, cuando la contratación la realiza un Autónomo profesional o Empresario, para él, su familia o sus empleados.

¿Cuáles son las ventajas fiscales existentes para Empresas, Empleados y Autónomos?

Ventajas Fiscales para las Empresas

El seguro de salud que contratan las empresas para sus empleados, se considera gasto fiscalmente deducible, por el importe satisfecho de la prima, al ser considerado un Gasto Social y por tanto Salario. Este gasto reducirá la base sobre la que se aplicará el impuesto, y consecuentemente la tributación.

Ventajas Fiscales para los Autónomos

En el caso de los Autónomos, las primas de seguro de salud satisfechas por el contribuyente para su cobertura, la de su cónyuge e hijos menores de 25 años que convivan con él; serán consideradas gastos fiscalmente deducibles para la determinación del rendimiento neto en Estimación Directa con el límite de 500 euros anuales por persona.

Ley Impuesto sobre la Renta. Artículo 30. Normas para la determinación del rendimiento neto en estimación directa.

Tendrán la consideración de gasto deducible para la determinación del rendimiento neto en estimación directa, las primas de seguro de enfermedad satisfechas por el contribuyente en la parte correspondiente a su propia cobertura y a la de su cónyuge e hijos menores de veinticinco años que convivan con él. El límite máximo de deducción será de 500 euros por cada una de las personas anteriormente señaladas.
Igualmente se considerará gasto fiscalmente deducible el seguro de salud que contrate el autónomo para sus empleados, cónyuges y descendientes de éstos.

Ventajas Fiscales para los Empleados

Los empleados que reciban como parte de su salario (remuneración en especie) un seguro de salud para ellos (pudiendo ser también para su cónyuge y descendientes), no tendrán que tributar por este concepto hasta un importe de 500 euros anuales por persona beneficiaria, ya que no es considerado renta a efectos fiscales.

Ley Impuesto sobre la Renta. Artículo 42. Rentas en especie.

No tendrán la consideración de rendimientos del trabajo en especie: Las primas ó cuotas satisfechas a entidades aseguradoras para la cobertura de enfermedad. Cuando se cumplan los siguientes requisitos y límites:

1.º Que la cobertura de enfermedad alcance al propio trabajador, pudiendo también alcanzar a su cónyuge y descendientes.

2.º Que las primas ó cuotas satisfechas no excedan de 500 euros anuales por cada una de las personas señaladas en el párrafo anterior. El exceso sobre dicha cuantía constituirá retribución en especie.

Por tanto existe una doble ventaja fiscal en el IS e IRPF por el gasto social deducible fiscalmente y en el IRPF con los límites establecidos como renta no sujeta.

A continuación te adjunto un ejemplo. El coste de subir la nómina 60 euros/mes a tus empleados frente a pagarles un seguro de salud.
pyme-ejemplo